9 nov de 2016

En la editorial de hoy me gustaría plantear la posibilidad de rehusarnos a que los artefactos mecánicos nos absorban la libido.  
¿Es una propuesta irracional reclamar la libertad de vomitar sobre los dictados del sistema de vida creado por la industria?









No hay comentarios:

Publicar un comentario